Crónica de un resentimiento inútil

PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE EL ESCORIAL DE 24 DE JULIO DE 2019

Un espectador que asistiera al Pleno del día 24, sin perspectiva partidaria, comprobaría en qué consisten los celos políticos y el resentimiento inútil de impotencia ante la frustración de lo que se esperaba antes de las elecciones y lo que se estaba produciendo, después, con el resultado electoral, en el comienzo de la legislatura municipal, y en este pleno delante de sus ojos. Me refiero al grupo socialista y a su portavoz.

El grupo había preparado una batería de 7 mociones y propuestas o enmiendas para este Pleno, como si la andadura municipal de 4 años que empezaba, después de los Plenos de investidura y de organización ya realizados, se fuera a terminar y no hubiera más posibilidades de sacar adelante asuntos de interés municipal para su grupo. Era como un reto, se trataba de saber si eran capaces, así como de comprobar cuánto de cariño y aceptación se producía a su alrededor para la gloria y satisfacción de su alto grado de valor, esfuerzo y coherencia, desde la oposición.

La tensión crecía en cada moción, y se reflejaba en los discursos del portavoz, desde la primera que empezó retirando el Alcalde, después de una votación de todos en contra, en la misma medida en que, el grupo socialista y su líder, no conseguían de la minoría mayoritaria que gobierna, PP-Ciudadanos, sacar ninguna votación a favor, después de 5 horas de Pleno dedicado a ellos. El encono del portavoz socialista iba “in crescendo” con el Alcalde, del PP, hasta que harto de tanto rechazo a sus intentos de hacerse notar se dirigió a su interlocutor, en inglés, reprochándole que ya que no sabía castellano se lo decía en ese idioma para ver si lo entendía, tratando de mostrar con ello que él sí sabía ese idioma y el Alcalde ninguno de los 2. La respuesta, irónica, del Alcalde fue que esperaba que le fuera útil su conocimiento del inglés. El Alcalde debió pensar en lo inútil del resentimiento, como el título de esta crónica.

En el camino, el grupo socialista se encontró, no solo con los reproches de falta de respeto del Alcalde a sus diatribas, y sus excesos de tiempo en las intervenciones, y las votaciones negativas del grupo que gobierna el Ayuntamiento, sino que las abstenciones continuadas del grupo de Unidas El Escorial, que hacían que no salieran adelante sus mociones y enmiendas, le sacaban de quicio, por no conseguir que, disciplinadamente, este grupo se pusiera detrás de ellos, faltaría más, como mochila silenciosa de sus anhelos de dirigir el Ayuntamiento desde la oposición, ya que había fracasado su opción de ser investido Alcalde con el grupo de Ciudadanos, o, de que, al menos, se vislumbrara el liderazgo de su portavoz que, henchido de celos, no podía soportarlo, acusándoles, una vez tras otra, de incoherencia y mostrándoles cómo deberían comportarse para ser un grupo de izquierdas contra la mayoría gobernante de derechas.

Por su parte, el grupo de Unidas El Escorial, con su “portavoza” Tamara Ontoria, no dejaba de dejar constancia, insistentemente, en cada intervención, de la insuficiencia, inconsistencia técnica o jurídica y falta de madurez de sus propuestas, por las que no podía apoyarlas, aunque en algún caso lo hicieron, como en la ya repetida moción de la anterior legislatura, sobre la necesidad de hacer un municipio sin barreras arquitectónicas, que salió por unanimidad, y no para atención o bienestar de los “minusválidos” como decía la moción del grupo municipal socialista.

El asunto llegó al clímax cuando el Grupo de Unidas El Escorial, a través de su concejala Soraya, presentó su propuesta de realizar unos Presupuestos participativos para el 2020, con el apoyo del bloque de derechas que gobierna en minoría, para sorpresa y celos incontenidos del portavoz socialista, que reclamaba al Alcalde el mismo trato para sus propuestas y acusaba al grupo de Unidas El Escorial de incoherente, solicitando, en la desesperación, previamente, una modificación del reglamento de participación, que ellos se comprometían a llevar en un próximo pleno. Pedían cariño, condescendencia del bloque de la derecha, para que su dolor, provocado por su estado de celos, se amortiguara un poco.

No tuvo más remedio que claudicar y aprobar la propuesta de Unidas El Escorial, que ellos llevaban, también, en su programa electoral y que, por su estrategia equivocada, no tienen aliados para sacar sus propuestas y mociones, y, solo les queda la rabieta en los Plenos contra todos, por su incapacidad de asumir su derrota y buscar las alianzas adecuadas para avanzar en el municipio, sin llevarle a un callejón sin salida, viéndose impelidos a votar con el partido Vox en la oposición, porque interpretan, equivocadamente, que cualquier otra opción es traición a los intereses  de la izquierda (¿de qué izquierda?). Ahora, empiezan a comprobar la soledad del prepotente herido, en su orgullo de perdedor.

Y es que en la política municipal, quizás en ningún otro lugar en la vida, no se puede ir de Único, exclusivo y con autosuficiencia, dando lecciones a los demás de lo que hay que hacer y cómo comportarse, porque no funciona. En este municipio, el grupo socialista va a tener que rebajar su prepotencia y orgullo y aceptar que ha perdido, y dependen mucho, más de lo que quisieran, de lo que el grupo municipal de Unidas El Escorial pueda arrancar a la derecha gobernante, presentando propuestas y vigilando la acción de gobierno, con su política de diálogo abierto y respetuoso con todos, que llevaba como norte de sus principios en el programa electoral, precisamente participando en los órganos municipales que son de todos los ciudadanos, y no solo del que gobierna, y, sin necesidad de coalición con la derecha gobernante, con concejalías delegadas por el Alcalde. Dialogando, trabajando y convenciendo, para todos los escurialenses.

La moción de Presupuestos Participativos para el 2020, aprobada con la aceptación, inédita, de la derecha gobernante, es un ejemplo. Otra, la aprobación de la moción institucional de la Federación Española de municipios y provincias sobre el Colectivo LGTBI, con la oposición de VOX, y la colocación de la bandera en la fachada del edificio municipal, el día del Orgullo, también inédita en este municipio gobernado por el PP desde hace 12 años seguidos.

Eugenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *